Letras Cristianas » El ladrón

El ladrón

No recuerdo nada de la gente alrededor,
sólo sus dos ojos y su voz;
no recuerdo cuantas horas pude resistir
mi memoria está en el hombre al que vi morir.

Acuérdate de mí, cuando venga tu reino,
no me dejes sólo.
Su voz me respondió y al mirarme sus ojos
fueron, fueron mi esperanza.

No sé si era noche o era día en Jerusalén,
era tan extraña aquella luz;
no sé cómo fue que coincidí allí con él,
sé que yo sí merecía aquella cruz.

Acuérdate de mí, cuando venga tu reino,
no me dejes solo.
Hoy mismo te veré cabalgando a mi lado,
en el paraíso.

No recuerdo nada bueno que haya hecho yo,
sólo aquel momento que viví;
cuando le vi a él por fin me pude ver a mí,
mi miseria y mi maldad reconocí.

Acuérdate de mi, cuando venga tu reino,
no me dejes solo.
Su voz me respondió y al mirarme sus ojos
fueron mi esperanza.

No recuerdo nada de la gente alrededor,
sólo sus dos ojos y su voz;
no recuerdo cuantas horas pude resistir
mi memoria está en el hombre al que vi morir.