Letras Cristianas » Variaciones

Variaciones

Y ya he dicho demasiado, ya he cantado demasiado
y sospecho que me empiezo a repetir.
Mil vivencias, mil lecciones, mil historias, mil canciones
veinte mil meditaciones sobre ti.

Mil acordes inventados, mil fraseos modulados,
pero solamente una resolución,
el discurso fatigado de un cerebro limitado,
recurrente en una misma conclusión.

Sigo esperándote a ti, sigo creyendo en ti.

Mil preguntas en mi mente, mil ideas diferentes,
pero sólo tu mirada en mi interior,
eslabones en cadena, mil versiones de un poema,
variaciones sobre un tema en Mi Menor.

Y que nadie se equivoque, mal entienda o mal enfoque,
porque no es nostalgia, ni desolación;
no hay angustia, ni agonía, no es la azul melancolía,
no hay tristeza, ni dolor en mi canción.

Sigo esperándote a ti, sigo creyendo en ti.

Y los que hablan de lejos, no saben nada,
los que no han estado aquí, no entienden nada.
Sólo tú, sabes bien lo que hay en mí.

Cien mil cantos de sirena, mil castillos en la arena
y al final tan sólo permaneces tú.
Mil actores en escena, mil señales en antena,
pero yo soy un cautivo de tu cruz.

Porque tengo vida ajena, tú llevaste mi condena,
y yo sólo en él o verme junto a ti,
compartir contigo cena, sensación de noche buena,
ya no quiero separarme más de ti.

Sigo esperándote a ti, sigo creyendo en ti.

Demasiadas maravillas para sólo dos pupilas
y hoy me ha dado por cantarte,
hoy me ha dado por gritarte,
sólo en ti me siento libre, sólo en ti se explica el mimbre
de mi vida entre tu viento y este mar.
Sólo en ti mi alma se pierde y confunde azul y verde
en el abrazo eterno de tu inmensidad.

Demasiadas maravillas para sólo dos pupilas
y hoy me ha dado por gritarte,
hoy me ha dado por cantarte.